Facebook

Tel. 96 113 98 54

02 septiembre 2015 · Embarazos y niños

No dejes que tus peques carguen mucho peso en la vuelta al cole

Cada vez las mochilas de los niños pesan más, y es por esto que cada vez más niños tienen dolores y problemas de espalda. Las cifras hablan por sí solas y es que desde 1996 el numero de niños con problemas de columna vertebral ha aumentado en un 330% en nuestro país.

Las mochilas con demasiado peso y su mal uso contribuyen a los dolores de espalda en niños y jóvenes. Estos daños causan malas posturas, contracturas, problemas musculares en cuello, hombro y espalda e incluso, en algunos extremos, escoliosis. Todo esto puede ser motivo de un dolor de espalda crónico una vez estos niños lleguen a la edad adulta.

EL PESO DE LAS MOCHILAS

El peso de la mochila no debería sobrepasar nunca el equivalente al 15% del peso corporal del niño. Es decir, por ejemplo si el niño pesa 30kg, la mochila no debería pesar más de 4,5 kg. No obstante, un estudio reciente revela que un tercio de los niños llevan más de un 30% de su propio peso, por lo menos, un día a la semana. Para esto, debemos de observar que si la mochila le obliga a inclinarse hacia delante, es que pesa demasiado. Esta inclinación es la que puede derivar en un grave dolor de espalda.

Las mochilas con ruedas no solucionan todo. Además de que por sí solas pesan más que una clásica, tendemos a cargarlas más. También los niños tienen que cargarlas para subir escaleras por ejemplo y esta postura incorrecta de inclinación es muchas veces la que les provoca problemas y dolor de espalda.

CONSEJOS PARA EL USO CORRECTO DE LAS MOCHILAS

El uso adecuado de la mochila permite proteger la espalda del niño y prevenir las malas posturas y el dolor de espalda.

Hay que asegurarse de que la mochila es del tamaño apropiado para el niño, así las proporciones al tamaño de la espalda del niño evitarán que la mochila resbale de un lado a otro. Una mochila que no se ajusta correctamente puede provocar dolor lumbar, contracturas y tensión en la espalda. Además de afectar directamente a las vértebras de la columna y a los nervios de la espalda.

Por otro lado, si posicionamos bien la mochila el peso se distribuye mejor y evitar que el niño tenga que compensar posturalmente el desequilibrio, de este modo evitaremos los dolores de espalda.

Además, hay que procurar cargar la mochila con lo necesario. Cuando los niños llevan mochilas muy cargadas suelen compensar el peso extra inclinándose hacia delante y con el tiempo, esta mala postura puede hacer que los hombros se redondeen y la parte superior de la espalda quede en forma de curva.

Por otro lado, la mochila debe colocarse en la espalda con ambas asas a la vez. Llevarla en un solo hombro puede desequilibrar la columna por completo inclinando la espalda hacia un lado. También esto puede ser motivo de dolor de espalda, hombros y cuello.

PAUTAS A SEGUIR

  • Elegir una mochila con tirantes anchos y adecuada al tamaño del niño. Lo ideal es que la zona pegada a la espalda esté acolchada, así como también los tirantes.

  • Es importante llevarla bien enganchada a la espalda para evitar movimiento.

  • Se debe cargar siempre sobre los dos hombros, nunca sobre uno solo.

  • En la mochila debe haber solo lo imprescindible, no debe pasar el 15% del peso del niño.
  • La distribución de la mochila es muy importante: los libros que más pesan deben ir pegados a la espalda y los que menos, delante.
  • Es necesario que los niños doblen las rodillas al levantarlas para cargar el peso en las piernas y no en la espalda.
  • Al ponerla y quitarla, evitar giros y movimientos bruscos.
  • Elegir una mochila de ruedas de la altura del niño. Hay que empujarla hacia delante, nunca arrastrarla.

 

EL PELIGRO DE LA ETAPA DEL CRECIMIENTO

La columna vertebral, en estas edades se encuentra en plena actividad de crecimiento. Es fundamental tener presente que entre los 12 y 14 años de edad, es el periodo de mayor desarrollo del ser humano.

En la columna existen más de 100 cartílagos de crecimiento y su desarrollo ha de ser simultáneo para que el resultado del crecimiento sea armónico. Pero por desgracia, los cambios de postura y los malos hábitos pasan a menudo desapercibidos y cuando se muestran los dolores de espalda es tarde para su corrección.

Para que esto no ocurra, es muy importante que en la edad del crecimiento, un quiropráctico haga reconocimientos periódicos de columna vertebral a los niños. La quiropráctica ofrece a los niños y adolescentes un cuidado de la salud integral, natural, preventivo y sin necesidad de tratamientos con medicamentos. ¡Más vale prevenir que curar!

¡Feliz vuelta al cole!

 

02 septiembre 2015 · Embarazos y niños

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

buscador

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información