Facebook

Tel. 96 113 98 54

04 septiembre 2015 · Embarazos y niños

Escoliosis, qué es y cómo afecta a los niños

La escoliosis afecta cada vez con mayor frecuencia a niñas de entre 8 y 18 años, aunque también a los niños solo que con menos intensidad. Algunas personas nacen ya con esta desviación espinal que provoca una curvatura lateral en la columna vertebral; otras, en cambio, la sufren por adoptar malas posturas en hombros, cabeza o caderas. Lamentablemente, en otros casos la causa de la enfermedad se desconoce, de ahí que su nombre científico sea el de escoliosis idiopática.

Al principio, cuando es mucho más fácil corregir la escoliosis, es poco frecuente que los síntomas se hagan presentes. Sin embargo, los padres de estos niños pueden llegar a notar un hombro más alto que otro o una cadera más baja, por ejemplo cuando la ropa no se ajusta bien.

Pueden presentarse dolores de espalda o en las piernas que suelen ser pasados por alto y ser catalogados como simples dolores de crecimiento, cuando en realidad son síntomas de escoliosis. La negligencia en este caso en un peligro muy grande, ya que si se deja que siga su curso, la escoliosis puede empeorar cada vez más.

¿Cuál es el tratamiento convencional?

La medicina ortopédica clásica afirma que para corregir la curvatura de la columna derivada de la escoliosis, son necesarios corsés y ejercicios. Dicho esto, cabe sostener que los resultados de este tratamiento han demostrado ser poco efectivos ya que están ideados para frenar el desarrollo de esas curvas más que para corregirlas.

Además, en los casos más severos de escoliosis, la ortopedia tradicional apuesta por la cirugía con una operación que inserta barras de acero para forzar el enderezamiento de la columna, es decir, dejarla recta pero inmóvil. Estos métodos no son del todo correctos para el tratamiento de escoliosis ya que de una forma invasiva fuerzan al cuerpo a determinadas posturas con la intrusión de elementos externos.

¿Cuál es la solución quiropráctica?

Por contraposición a las soluciones tradicionales, la quiropráctica utiliza un método completamente natural para tratar la escoliosis.

Numerosas investigaciones han demostrado que el cuidado de la escoliosis con la quiropráctica tiene excelentes resultados tanto en su control, como en su reducción y corrección.

La escoliosis hace que la columna vertebral sea más propensa a tener ligeros bloqueos o desviaciones de las vertebras provocando de este modo interferencias e irritación en los nervios que salen de las vertebras.

Los quiroprácticos somos especialistas en la detección de los desalineamietos vertebrales y en su corrección mediante ajustes vertebrales precisos e indoloros. Un ajuste es un movimiento suave que coloca las vertebras en su posición normal para que el nervio deje de estar pinzado y funcione sin ningún tipo de interferencia. Dicho esto, el cuidado quiropráctico es sumamente importante para mantener la columna vertebral flexible y el sistema nervioso libre de cualquier anomalía, pese a que la columna vertebral esté curvada. Como consecuencia, el cuidado quiropráctico tiene un efecto muy positivo, y es que en muchos casos la escoliosis se reduce o se corrige.

Un tratamiento simple y natural para la escoliosis con quiropráctica.

Lo primero que hay que hacer es una revisión completa de la columna vertebral del niño, así como de su postura. Si efectivamente detectamos escoliosis, se deben tomar acciones correctivas inmediatamente.

El tratamiento primario para la escoliosis es un programa de ajustes quiroprácticos específicos, los cuales ayudan a mejorar la función y la estructura de la columna.

La columna vertebral se vuelve más flexible, las vértebras poco a poco pueden volver a tener una mejor posición. Los músculos se fortalecen y las contracturas disminuyen. La postura puede mejorarse gracias a este tratamiento.

Para el quiropráctico no es necesariamente básico el corregir la curvatura, sino que lo esencial es asegurar que esta curvatura se encuentre flexible con buena movilidad y no provoque interferencias de ningún tipo en nervios. De esta manera la escoliosis está controlada.

Lo rígido se rompe, lo flexible se adapta.

Esta evidencia es válida también para nuestra columna vertebral.

Un gran ejemplo es el de Usain Bolt, el hombre más rápido del mundo que acaba de demostrar una vez más en el Mundial de Atletismo de Beijing que tener una escoliosis muy marcada no es una fatalidad ni un impedimento para tener una vida normal.

¿Su secreto? Hacer muchos ejercicios para fortalecer su espalda y tratarse regularmente con quiropráctica. Desde que ha empezado a recibir ajustes quiroprácticos antes y después de cada carrera gana medallas de oro en las mayores competiciones del mundo, y aunque su desviación siga estando presente, la columna vertebral del deportista está más flexible que nunca y no irrita los nervios de su espalda.

¿Cuándo es el mejor momento para una revisión para detectar la escoliosis?

Como es el caso con otros problemas de salud, una detección temprana puede mejorar la probabilidad de corregir la escoliosis. Cada vez más padres vienen a nuestra consulta ofreciéndoles a sus hijos la oportunidad que ellos no han tenido de crecer sanos cuidando su espalda.

La atención quiropráctica ha ayudado a infinidad de jóvenes a recuperar su salud, su postura y, muy importante, su autoestima.

Si sufres de escoliosis no esperes más y ponte en manos de nuestros profesionales en el Centre Quiropráctic Llevant.

 

04 septiembre 2015 · Embarazos y niños

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

buscador

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información